Importancia del ‘Mensaje del Padre’

Descargar MP3

Descargar PDF

Como había comunicado ayer, continuaré hasta el sábado con las meditaciones sobre el “Mensaje del Padre”. Éste se divide en dos partes. En las reflexiones anteriores, había seguido el orden del librito casi por completo. A partir de hoy, resumiré lo que nos falta de la primera parte y sólo citaré algunos extractos. Dejaré la segunda parte del Mensaje para meditarla en otro momento adecuado.

leer más

Reflexión sobre la pandemia (Parte IV)

«El Santo Rosario, esta eminente oración, debería hacer parte de nuestro ‘pan espiritual cotidiano'»

Descargar MP3

Descargar PDF

Con tristeza, tenemos que constatar que en esta difícil crisis prácticamente no contamos con un liderazgo oficial por parte de la Iglesia, que muestre a los fieles el camino a seguir en esta situación. Puesto que así están las cosas, hemos de abandonarnos especialmente en la guía del Espíritu Santo, quien no nos dejará sin instrucciones ni permitirá que los fieles queden solos en medio de la crisis.

leer más

Reflexión sobre la pandemia (Parte III)

«Si nos vemos privados de los sacramentos sin culpa de nuestra parte, hemos de aprender a activar otras dimensiones en nuestro camino y práctica espiritual.»

Descargar MP3

Descargar PDF

Para contextualizar, resumo primeramente lo que habíamos hablado durante los dos últimos días…

Califiqué el brote de esta pandemia como una permisión de Dios, que ha de entenderse como una reprensión de parte Suya, para que lo busquemos a Él, nos apartemos de los caminos de la perdición y optemos por el camino de la verdad.

leer más

Reflexión sobre la pandemia (Parte II)

«Los mandamientos de Dios no son de ningún modo meras sugerencias de cómo podría vivirse más correctamente; sino que son las condiciones básicas dispuestas por Dios para que pueda haber verdadera vida.»

Descargar MP3

Descargar PDF

Ayer habíamos hablado de que esta pandemia es una permisión de Dios, y representa una reprensión Suya. Había mencionado las razones por las que esto sería comprensible de parte del amor y el cuidado de Dios, en vistas del incremento de la “cultura de la muerte”.

Se trata, en primera instancia, de la salvación eterna de los hombres. Sí, el hombre ha de ser salvado de su vida perdida y alejada de Dios, y ha de vivir como hijo del Padre Celestial y cobijado bajo Su amor, ya en este mundo y, a plenitud, en la eternidad.

Para esto, Dios ya ha hecho todo de Su parte, y ahora depende de la persona si acepta o no el ofrecimiento de gracia, después de haberlo conocido.

Los mandamientos de Dios no son de ningún modo meras sugerencias de cómo podría vivirse más correctamente; sino que son las condiciones básicas dispuestas por Dios para que pueda haber verdadera vida. Como se afirma ya en el Antiguo Testamento, cuando el Señor da la Ley a Su pueblo por medio de Moisés: “Si escuchas los mandamientos de Yahveh tu Dios (…), vivirás…” (Dt 30,16). Su rechazo, en cambio, traería la muerte. (cf. v. 17-18).

Si uno no cierra los ojos, verá que muy a menudo se incumplen los mandamientos de Dios, incluso en la esfera pública y en las legislaciones. Se toleran y, aún más, se fomentan prácticas tales como el aborto.

Ahora bien, cuando empieza a incrementar el mal, el extravío, el pecado, no sólo es comprensible que Dios permite la proliferación de una plaga tal; sino que hemos de considerarlo como una reprensión que tiene como fin que los hombres vuelvan al camino de la verdadera vida o que, al menos, lo busquen sinceramente.

Por eso, de pronto se nos pierden aquellas seguridades que se nos habían vuelto muy preciadas; seguridades que fácilmente se convierten en ídolos. ¡Así que los hombres son llamados a una sincera conversión! ¡Éste es el punto central!

Los hombres han de convertirse a Dios, para que reconozcan Su amor y cambien sus vidas conforme a la Voluntad Divina.

No debemos dejarnos confundir… Esta plaga no es una venganza de la naturaleza por no haberla tratado bien. ¡Esto es un engaño!

Repito: se trata de la conversión a Dios, de una profunda conversión moral, de un retorno a la casa del Padre.

No cabe duda de que es correcto tener presente en nuestras vidas el tema ecológico, y actuar consecuentemente y con prudencia. En este campo, ciertamente a veces se necesita mejorar. ¡Pero de ningún modo es éste el tema esencial! Lamentablemente, muchas veces esta temática toma un tinte ideológico. Hablar de una “conversión ecológica” sin “conversión moral” no toca el punto de lo que en realidad está en juego.

¡Ésta sería, entonces, “la hora de la Iglesia”! A Ella el Señor le ha encomendado ser la Maestra de los pueblos, y tiene, por tanto, una misión vinculante que cumplir.

Esta pandemia es una situación seria, y tenemos que constatar que la Iglesia, en gran parte, no está preparada espiritualmente para afrontar la crisis de forma apropiada. Con demasiada prontitud, se subordina a los deseos de los gobiernos, y a veces incluso se anticipa a las medidas gubernamentales.

Son sólo pocos pastores los que señalan que para los fieles no es menos importante que el alimento corporal la recepción del alimento espiritual en la liturgia.

Ciertamente es correcta la indicación de preocuparse especialmente por los enfermos y moribundos; pero es demasiado unilateral. También los fieles necesitan del alimento espiritual, sobre todo en tiempos de crisis mundial. Apenas unos cuantos de la jerarquía se atreven a decir las cosas como son. Pocos alzan su voz como se lo esperaría de pastores que quieren proteger a su rebaño de la hambruna espiritual.

Aquí y allá hay sacerdotes astutos y valientes, que buscan la forma de proporcionar a sus fieles el santo manjar. ¡Que Dios les recompense!

Evidentemente hay también otras alternativas que la de cerrar las iglesias y evitar los servicios de culto públicos. Se lo puede ver, por ejemplo, en Polonia, donde se propuso celebrar más Misas dominicales, de modo que los fieles asistan en menor número a cada celebración y se respeten así las medidas de prevención necesarias.

Sin entrar en detalles, seguramente podrían encontrarse maneras para que los fieles reciban el santo alimento, si hubiese una fuerte voluntad detrás y no se asumiera inmediatamente todo lo que un gobierno prescriba.

Además, ¿dónde queda el anuncio auténtico y con autoridad? ¡Ahora sería un tiempo en que debería brindárseles con abundancia la Palabra de Dios a las personas! ¡Están necesitadas de orientación! Y aun si el anuncio fuese rechazado, al menos se habría dicho lo que había que decir, y a veces sucede que más adelante se presentan situaciones de vida en las que uno se acuerda de lo escuchado…

Entonces, ¿qué hay que hacer?

Mañana continuaremos con el tema…

Reflexión sobre la pandemia (Parte I)

En estas circunstancias, se plantean las preguntas decisivas: ¿Qué es lo esencial en la vida? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?

Descargar MP3

Descargar PDF

Me resulta difícil ignorar el hecho de que nos encontramos en una gran crisis a nivel mundial, que tiene rasgos apocalípticos. La gravedad de la situación queda evidente si se consideran las muchas restricciones a nivel civil, hasta el punto de que la libertad personal se ve significativamente limitada en diversos campos. Aún más difícil para los fieles es que muchos ya no puedan acudir a los sacramentos, de modo que se ven privados del consuelo que normalmente la Iglesia ofrece a sus hijos.

leer más

Testificar el amor del Padre

Descargar MP3

Descargar PDF

Palabras del Padre tomadas del Mensaje a la Madre Eugenia Ravasio:

“¡Mi hora ha llegado! Es necesario que sea conocido, amado y glorificado por los hombres, para que, habiéndolos creado, pueda ser su Padre, después su Salvador y finalmente la fuente de su dicha eterna.

Hasta aquí os he hablado de cosas que ya sabéis. He querido recordároslas para que os dejéis convencer cada vez más de que soy un Padre muy bueno, y no aquel Padre terrible por el que me tenéis. También debéis saber que soy el Padre de todos los hombres que ahora viven y el Padre de todos aquellos que crearé hasta el fin del mundo.

leer más

Acelerar la conversión de los hombres

La alegría del Padre ante el retorno del hijo que estaba perdido

Descargar MP3

Descargar PDF

Palabras del Padre tomadas del Mensaje a la Madre Eugenia Ravasio:

“¡Oh, cómo quisiera daros a conocer que soy para vosotros un Padre Omnipotente, y cuánto quisiera serlo también para aquellos a quienes quiero mostrar mis beneficios! Quisiera que, con mi Ley, llevaran una vida más dulce. Quisiera que fuérais donde ellos en mi Nombre y les hablárais de mí. Sí, decidles que tienen un Padre que, después de haberlos creado, quiere darles los tesoros que posee. Sobre todo, decidles que pienso en ellos, que los amo y quiero darles la felicidad eterna. ¡Oh! Os lo prometo: los hombres se convertirán más rápidamente.

leer más

Conocer más profundamente al Padre

Entonces, se hará realidad aquello que el Señor dijo a Sus discípulos: “Vosotros sois la luz del mundo”

Descargar MP3

Descargar PDF

Palabras del Padre tomadas del Mensaje a la Madre Eugenia Ravasio:

“Reconozco que me honráis en mi Hijo, y que hay personas que saben elevar todo hacia mí por medio de mi Hijo; pero son pocos, muy pocos. Sin embargo, no penséis que glorificando a mi Hijo no me glorificáis a mí también. ¡Claro que me glorificáis así, porque yo vivo en mi Hijo! Por tanto, todo lo que es para gloria Suya lo es también para la mía.  

leer más

La humildad de Dios

«Vuestro corazón es sensible como el mío, y el mío como el vuestro.»

Descargar MP3

Descargar PDF

Palabras del Padre tomadas del Mensaje a la Madre Eugenia Ravasio:

“En el Exodo podéis leer que hay que honrar a Dios con un culto especial. Sobre todo los salmos de David contienen esta enseñanza. En los mandamientos que yo mismo di a Moisés puse en primer lugar ‘Amarás y honrarás a Dios y no tendrás otros dioses fuera de mí’.

leer más