La paciencia

Descargar MP3

Descargar PDF

Ef 4,1-7.11-13

Lectura correspondiente a la Fiesta del Apóstol Mateo 

Hermanos: Yo, prisionero por el Señor, os exhorto a que viváis de una manera digna de la llamada que habéis recibido: con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor, poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz. Pues uno solo es el cuerpo y uno solo el Espíritu, como es una la esperanza a que habéis sido llamados. Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por todos y está en todos. 

leer más

Sobre el yoga

«En este contexto, algo esencial será activar la riqueza espiritual de nuestra propia fe»

Descargar MP3

Descargar PDF

Cuando tenía ya lista la meditación para este día, y estaba a punto de hacer la grabación, me di cuenta de que había tomado la lectura bíblica equivocada. Así que me pregunté qué haría ahora… Entonces recordé las preguntas que, de tiempo a tiempo, respondo a través de este medio. Había una que me pareció apropiada para tematizarla, porque podría ser de interés común. Entonces, dice así la pregunta:

leer más

El Profeta Elías y el Espíritu Santo

Diversas representaciones del Profeta Elías y la Orden del Carmelo

Descargar MP3

Descargar PDF

1Re 19,9a.11-16

En aquellos días, cuando Elías llegó a Horeb, el monte de Dios, se introdujo en la cueva, y pasó en ella toda la noche. El Señor le dijo: «Sal y ponte de pie en el monte ante el Señor. ¡El Señor va a pasar!» Vino un huracán tan violento que descuajaba los montes y hacía trizas las peñas delante del Señor; pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento, vino un terremoto; pero el Señor no estaba en el terremoto. Después del terremoto, vino un fuego; pero el Señor no estaba en el fuego. Después del fuego, se oyó una brisa tenue; al sentirla, Elías se tapó el rostro con el manto, salió afuera y se puso en pie a la entrada de la cueva.

leer más

Novena al Espíritu Santo – Día 7: “La paz”

Descargar MP3

Descargar PDF

Amado Espíritu Santo, uno de tus frutos más maravillosos es el de la paz. Es una paz que el mundo no puede dar (cf. Jn 14,27), pero tampoco puede arrebatar. Se trata, entonces, de una paz distinta a la que usualmente conocemos; una paz que permanece.

¡El mundo habla tanto de paz, pero no consigue hallarla! Hay guerras por doquier, y la paz es tan frágil e inestable. Y es que, ¿de dónde puede venir una verdadera paz. Por más que tengamos buena voluntad, no llegaremos por nosotros mismos a aquella dimensión de paz que promete Jesús.

leer más

La luz vino a las tinieblas

«La luz vino al mundo, pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz»

Descargar MP3

Descargar PDF

Jn 3,16-21

Porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no es juzgado; pero el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios.

leer más

Consejos espirituales

«Que cada uno sea diligente para escuchar y tardo para hablar»

Descargar MP3

Descargar PDF

St 1,19-27

Tened esto presente, hermanos míos queridos: Que cada uno sea diligente para escuchar y tardo para hablar y para la ira, pues la ira del hombre no desemboca en lo que Dios quiere. Por eso, desechad todo tipo de inmundicia y de mal, que tanto abunda, y recibid con docilidad la palabra sembrada en vosotros, que es capaz de salvar vuestras vidas. Poned por obra la palabra y no os contentéis sólo con oírla, engañándoos a vosotros mismos. Si alguno se contenta con oír la palabra sin ponerla por obra, se parece al que contemplaba sus rasgos en un espejo: efectivamente, se contempló, pero en cuanto se dio media vuelta, se olvidó de cómo era.

leer más

Un corazón puro

“Dichosos los limpios de corazón“

Descargar MP3

Descargar PDF

Mc 7,14-23

En aquel tiempo, llamó Jesús de nuevo a la gente y les dijo: “Oídme todos y entended. Nada hay fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle; lo que realmente contamina al hombre es lo que sale de él. Quien tenga oídos para oír, que oiga.”

leer más

La sencillez del evangelio

No me he preciado de saber otra cosa entre vosotros sino a Jesucristo, y a éste, crucificado“

Descargar MP3

Descargar PDF

1 Cor 2,1-5

 Hermanos, cuando vine a vosotros, no vine a anunciaros el misterio de Dios con elocuencia o sabiduría sublimes, pues no me he preciado de saber otra cosa entre vosotros sino a Jesucristo, y a éste, crucificado. Y me he presentado ante vosotros débil, y con temor y mucho temblor, y mi mensaje y mi predicación no se han basado en palabras persuasivas de sabiduría, sino en la manifestación del Espíritu y del poder, para que vuestra fe no se fundamente en la sabiduría humana, sino en el poder de Dios.

leer más

Anunciar el Reino de Dios

Jesús llamó a los Doce y comenzó a enviarlos de dos en dos

Descargar MP3

Descargar PDF

Mc 6,7-13

 En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus inmundos. Les ordenó que nada tomasen para el camino, a excepción de un bastón: ni pan, ni alforja, ni calderilla en la faja; y que fueran calzados con sandalias y no vistieran dos túnicas. 

leer más

Preguntas y respuestas (Parte II)

«Entonces Herodes envió a matar a todos los niños de Belén (…), de dos años para abajo“ (Mt 2,16)

Descargar MP3

Descargar PDF

¿Cómo podemos ofrecer resistencia espiritual al espíritu malo de Herodes y de los que practican el aborto? ¿Será también el mismo que provoca los suicidios?

Empecemos diciendo que, a nivel objetivo, es siempre el mismo espíritu el que induce a una persona a matar, sea matar a otra persona (y en este caso, a un niño inocente); sea quitarse a sí misma la vida.

leer más